Prevenir las lesiones de rodilla


Prevenir las lesiones de rodilla desde el principio es mucho menos doloroso y mucho menos problemático que tener que pasar por el quirófano. Si practicas algún deporte, lleva siempre el equipo de protección adecuado durante los entrenamientos y las competiciones. Las rodilleras y las espinilleras (así como los cascos y otra indumentaria de seguridad) te ayudarán a protegerte de posibles lesiones. También deberás asegurarte de que llevas un calzado deportivo que te sujeta bien el pie, que está en buen estado y que es apropiado para el deporte que practicas.

En lo que se refiere a los entrenamientos, empieza y acaba siempre con ejercicios de precalentamiento y enfriamiento, respectivamente, y recuerda que has de ir aumentando la intensidad del programa de entrenamiento paulatinamente. Aumentar de golpe la intensidad o duración de los entrenamientos puede provocar lesiones por sobrecarga. Prueba a hacer pesas para fortalecer los músculos y estiramientos, Pilates y yoga para mejorar la flexibilidad, ya que los músculos fuertes y flexibles ayudan a sujetar y a proteger las articulaciones.

Si solo practicas un deporte, intenta mantenerte en forma y entrenarte durante todo el año -aunque lo hagas con menos intensidad que durante la temporada competitiva- para mantener la coordinación y el equilibrio. Así tendrás menos probabilidades de lesionarte durante la temporada deportiva.

En los niños y adolescentes en proceso de crecimiento, los desequilibrios en flexibilidad y fuerza muscular pueden provocar lesiones e inflamación por sobrecarga. Los ejercicios de estiramiento practicados con regularidad pueden ayudar. Tras recuperarse de una lesión o de una intervención quirúrgica, también es importante seguir un programa regular de elongación y condicionamiento físico a fin de evitar futuras lesiones.

La forma de moverte también puede ayudarte a prevenir lesiones de rodilla. Si en el deporte que practicas tienes que saltar mucho, asegúrate de flexionar las rodillas al caer para reducir la presión ejercida sobre el ligamento cruzado anterior. ¿Tienes que moverte de un lado a otro o pivotar frecuentemente en el deporte que practicas? Utiliza las articulaciones para agacharte, flexionando tanto las rodillas como las caderas para reducir las probabilidades de lesionarte los ligamentos.

Recuerda lo siguiente: si experimentas cualquier síntoma de lesión de rodilla o te duele esta articulación, no dudes en contárselo a tu entrenador, uno de tus padres o tu médico. Y limita tus actividades hasta que te hagan un diagnóstico y recibas tratamiento.

Revisado por: Suken A. Shah, MD

Entradas destacadas
Posts are coming soon
Stay tuned...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No tags yet.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square